¿Muestras mucho las encías al sonreír? Cuando una persona sonríe lo ideal y lo que se ha considerado como estético es mostrar entre 2 y 3 milímetros de encía además de la totalidad de los dientes. Si al sonreír se ve una parte importante de tus encías eso quiere decir que tienes sonrisa gingival. Esta se caracteriza por la presencia de dientes cortos y cuadrados y un gran protagonismo de la encía durante la sonrisa, produciendo un efecto antiestético.

¿Qué debo hacer si tengo una sonrisa gingival?

Lo principal y más importante es diagnosticar correctamente cuál es su etiología con el fin de determinar el tratamiento más adecuado para ella. Las principales causas son:

  • Erupción pasiva alterada (EPA). Ocurre cuando una parte de la erupción de los dientes no se llega a producir en su totalidad, quedando parte de la corona del diente cubierta por encía.
  • Desgaste oclusal excesivo. Cuando una persona aprieta o rechina los dientes anteriores y los desgasta estos tienden a sobre erupcionar, es decir, se mueven hacia afuera con el fin de conseguir un contacto con el diente antagonista. En estos casos, no se mueve el diente solo, sino que el hueso y la encía que le rodean le siguen. Esto mismo puede ocurrir cuando por su posición en la arcada dentaria los dientes superiores no contactan con los inferiores.
  • Labio superior corto o excesivamente móvil.  En estos casos el labio superior es incapaz de hacer un correcto sellado o se desplaza hacia arriba exageradamente dejando a la vista la encía.
  • Sobrecrecimiento del maxilar superior. En ocasiones, durante el crecimiento de los huesos del cráneo se produce un exceso de crecimiento en el maxilar superior haciendo que este se vea demasiado en relación con el resto de la cara y el cráneo. Generalmente cursa también con incompetencia labial.

¿Qué soluciones existen?

El tratamiento consiste generalmente en realizar una gingivectomía. Este es un procedimiento que consiste en recortar ligeramente la encía que rodea al diente dejándola en una posición más natural. En algunos casos no es suficiente solo con quitar encía y será necesario eliminar algo de tejido óseo dándole una forma más armoniosa con el fin de evitar que la encía vuelva de nuevo a su situación inicial con el paso del tiempo. Es un procedimiento sencillo y rápido y con un postoperatorio poco doloroso que puede ser tratado con analgésicos.

Cuando la causa es el desgaste oclusal o una sobre erupción de los incisivos superiores, el tratamiento de elección es el ortodóncico, mediante el cual se podrán reposicionar los dientes y los tejidos que les rodean en su correcta posición.

Si el problema es debido a una longitud del labio superior corto o a su excesiva movilidad, el tratamiento se centrará en la musculatura. Un posible tratamiento puede ser las infiltraciones de bótox. Estas infiltraciones evitan que el músculo labial ejerza demasiada fuerza y de este modo el labio no se eleva tanto cuando el paciente ríe.

Por último, cuando la causa es el exceso de crecimiento vertical del maxilar lo que se precisa es una cirugía ortognática mediante la cual el maxilar se reposiciona en una posición más alta y adecuada.

Todos los tratamientos descritos tienen como principal finalidad mejorar la estética de nuestra sonrisa en el caso de que esta esté comprometida, pero también podrían suponer una mejoría en la funcionalidad. Pide cita con nosotros y te ayudaremos a diseñar el tratamiento perfecto para ti de una manera personalizada y adaptada a tus necesidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
× ¿Cómo puedo ayudarte?